Z Nation acabará convirtiéndose en serie de culto

znation_gallery_304recap-01

Z Nation es una serie de zombis producida por SyFy que despierta odios y amores a partes iguales: Sus detractores la acusan de ser una copia de The Walking Dead, de tener menos presupuesto que esta y de que sus efectos especiales dejan mucho que desear. Sus defensores alegan que tiene más acción y es más divertida que TWD. Ambos grupos tienen razón.

Los creadores de Z Nation son Craig Engler y Carl Schaefer y ambos tienen experiencia en zombis y temas semejantes: Craig Engler es el autor del guion de las tv movies Apocalipsis Zombi (Zombi Apocalypse) y La Furia del Yeti (Rage of the Yety) y Carl Schaefer trabajó como guionista en La Zona Muerta (The Dead Zone) y Entre Fantasmas (Ghost Whisperer).

znation_101gallery_01_0

La acción de Z Nation se sitúa tres años después del apocalipsis zombi, cuando un grupo de supervivientes deben cruzar Estados Unidos, desde Nueva York a California, con un presidiario cuya sangre parece ser portadora de una posible vacuna anti zombi. El presidiario, Murphy, es poco colaborador y la convivencia con él no es fácil.

Esta es la excusa para mantener a los personajes en movimiento constante mientras luchan contra zombis, bandas de delincuentes, sicarios mexicanos, grupos de supervivientes, mutantes y… cualquier cosa que se le pueda ocurrir a uno.

znation_gallery_season03recap_07

Si buscas una serie profunda que haga reflexionar, o que tenga una estética “artística” Z Nation no te va a gustar. Tampoco te agradará si eres de los que piden una línea argumental sólida, porque en esta serie el guion es cada vez más loco.

Pero, precisamente, la locura de su guion (que va en aumento a medida que transcurren las temporadas) y las situaciones cómicas en las que a veces se encuentran sus personajes es lo que les gusta a sus seguidores.

Z Nation no es una obra maestra ni pretende serlo pero es divertida y está llena de acción. Apostaría algo a que acabará convirtiéndose en serie de culto.

Find my Phone: ¿Qué pasa con tu móvil cuando te lo roban?

¿Qué pasa con tu móvil cuando te lo roban? ¿A dónde va? ¿Qué hacen con él?

Cuando un ladrón sustrae un teléfono móvil no sólo se apropia de algo que puede darle una cantidad de dinero importante, también tiene acceso a mucha información personal de su víctima: fotos, vídeos, emails, contactos, etc.

El joven realizador holandés Anthony Van Der Meer se preguntaba qué clase de persona roba un móvil y dónde acaba ese móvil.

Para hallar respuesta a estas cuestiones decidió programar un teléfono con spyware que le permitiera tenerlo localizado, escuchar las llamadas que se realizaran desde el mismo y hacer fotos con él. Una vez programado el teléfono, se lo dejó robar en una estación de metro.

Este es el punto de partida del documental “Find My Phone”, de 21 minutos de duración, en el que Anthony Van Der Meer sigue durante semanas al ladrón de su móvil.

“Find My Phone” se ha hecho viral en You Tube donde ha recibido ya más de 5.000.000 de visitas.

Suspense (The Innocents): Lo más importante es lo que no se dice

suspense3

Producida y dirigida por Jack Clayton en 1961, “The Innocents” ( titulada “Suspense” en España y “Posesión Satánica” en Hispanoamérica) es una película ambigua y sugerente, con un rico subtexto y en la que lo más importante de la historia es lo que no se dice, lo que sólo se insinúa.

suspense5

Una mansión rural aislada en Essex (Inglaterra); una niña de 8 años, Flora (Pamela Franklin), que disfruta viendo cómo una araña devora a una mariposa; un niño de 10 años, Miles (Martin Stephens), que ha sido expulsado del colegio por algún extraño motivo del que no quiere hablar; una vieja criada que ha sido testigo de sucesos “inapropiados” acaecidos en la casa; la relación enfermiza y repleta de sexo y malos tratos de dos antiguos criados muertos en extrañas circunstancias… y una joven institutriz, Miss Giddens (Deborah Kerr), cuyo primer empleo consiste en encargarse de la educación de los dos pequeños. Estos son los ingredientes de “Suspense”, una adaptación de la novela de Henry James “The Turn of the Screw” (La Vuelta de Tuerca) con guion de Truman Capote, William Archibald y John Mortimer.

suspense8

“Suspense” tiene los elementos necesarios para ser un melodrama al estilo de los escritos por las hermanas Bronte o por Jane Austen: los pequeños huérfanos, la joven e inexperta institutriz, el tío y tutor de los niños, soltero y amante de la buena vida, la criada fiel y cariñosa… pero este envoltorio esconde en su interior una historia de fantasmas, alusiones sexuales, violencia insinuada y terror psicológico.

suspense6

“The Innocents” comienza en un mundo cotidiano, supuestamente normal y seguro, que poco a poco se va convirtiendo en un universo peligroso, lleno de sombras y lugares amenazantes, de situaciones equívocas y morbosas, de espacios oscuros y laberínticos…

Como laberíntico es también su argumento en el que unos niños aparentemente inocentes e ingenuos se sienten atraídos por la muerte y el dolor ajenos; una institutriz insegura se debate entre el deseo de proteger a sus pupilos y el sentimiento de culpa por sospechar que quizá esos niños poseen rasgos de perversión más propios de un adulto libertino y psicópata que de alguien de su corta edad; y unos fantasmas (no sabemos si reales o imaginados por Miss Giddens) se convierten en los antagonistas de la narración.

Sin Conflicto No Hay Drama

Recordemos que, “drama” es cualquier relato contado mediante los personajes y sus acciones, ya sea este una tragedia, una comedia, un western o un relato perteneciente a cualquier otro género.

Por eso la regla básica a la hora de narrar una historia es que sin conflicto no hay drama. ¿Por qué? Muy sencillo: Si para relatar algo sólo contamos con los personajes y sus actos, habrá que hacerlos actuar, y para ello necesitamos proporcionarles un conflicto que los obligue a luchar, a moverse, a realizar acciones.

A esta regla básica hay que añadirle algo más: Sin lucha tampoco hay drama. Porque si tienes unos personajes y les das un conflicto para que actúen, pero los personajes se dedican a lamentarse de su mala suerte y no hacen nada para mejorar su situación, seguirás sin tener un drama. Puede que tengas un interesante documental, un retrato de personajes o de circunstancias pero no tendrás un drama, no tendrás una historia contada mediante acciones.

CLASES DE CONFLICTO

Existen tres clases de conflicto:

Conflicto global: El hombre contra el mundo.

Es el tipo de conflicto que se produce cuando las personas se enfrentan con el mundo que les rodea. Por ejemplo:

– Un ciudadano que se opone a una ley injusta de su gobierno.

– Una secretaria que se enfrenta a la multinacional en la que trabaja.

– Una comunidad que lucha contra sus invasores.

Conflicto local: El conflicto entre personas.

Es el que tiene lugar entre individuos. El que sucede cuando obligas a dos personajes de caracteres muy diferentes a convivir:

– Un hombre obsesionado con el orden comparte piso con otro que padece síndrome de Diógenes.

– Una madre hippie y su hijo ultraconservador.

– Un vecino ruidoso y una profesora de yoga.

Conflicto interno: El individuo contra sí mismo.

Es el conflicto más interesante y el más difícil de llevar a la pantalla porque sucede dentro del personaje y no en el exterior:

– Un soltero juerguista y despreocupado debe superar su individualismo para cuidar a un bebé.

– Un celoso que sabe que perderá a su pareja si coarta la libertad de ésta.

– Un holgazán que debe trabajar duro si quiere mejorar su economía.

A la hora de contar una historia, no es necesario que nos ciñamos a un solo tipo de conflicto, se pueden combinar dos de ellos o incluso los tres. Pero sí debemos tener presente la máxima aristotélica: Sin conflicto no hay drama.

BEDRAG: Asesinato, corrupción y mercados financieros.

Bedrag (Engaño) es un thriller que se centra en el mundo de los mercados financieros y cuyos ingredientes principales son el asesinato, la codicia y la corrupción.

bedgrag4

Del mismo modo que la calidad de los novelistas de thriller escandinavos ya es indiscutible, las series de televisión de los países nórdicos europeos están adquiriendo cada vez más prestigio por su buena factura y por su visión especial del mundo que recrean en sus argumentos.

Una de esas series es Bedrag, cuyo creador Jeppe Gjervig Gram, trabajó como guionista en otra excelente serie danesa: Broen (El Puente), de la cual se hizo una versión norteamericana (The Bridge, situada en la frontera entre México y USA) y otra franco-británica (The Tunnel, situada en el túnel de Calais). Otros guionistas de la serie son: Jannik Tai Mosholt y Anders Frithiof.

El argumento de su primera temporada (10 episodios de 58 minutos de duración) versa sobre una empresa de energías renovables, Energreen, y sobre los engaños y estratagemas financieras que lleva a cabo su director para manipular la cotización de su compañía en la bolsa y en el mercado de futuros*.

Tres son las tramas principales de la primera temporada de Bedrag:

a) El agente Mads Justesen y su compañero tienen sospechas de que las cuentas de Energreen no son claras e intentan descifrar qué pasa dentro de la compañía.

bedrag

b) Una joven ejecutiva del departamento legal de Enegreen, Claudia Moreno, ayuda al director de la empresa a ocultar ciertas operaciones turbias que le podrían llevar a la cárcel. A partir de ese momento, Claudia asciende rápidamente en la compañía.

bedrag3

c) Dos jóvenes mecánicos, Nicky y Bimse, pretenden robar un coche para solucionar sus problemas económicos y acaban viéndose envueltos en un caso de blanqueo de dinero y corrupción a alto nivel que les viene demasiado grande.

bedrag2

La segunda temporada de Bedrag se centra en el tema de los préstamos entre particulares, también conocidos como “préstamos P2P” (del inglés, peer to peer) o crowdlending.

*Nota: En el mercado de futuros se comercia sobre la producción futura de productos (materias primas, energía, etc,) a un precio fijado de antemano, especulando sobre la cotización real que alcanzará ese producto en el momento de su obtención.

EL NEGOCIO DE LA CARIDAD: Cuando las ONG’s se convierten en prósperas multinacionales.

el-negocio-de-la-caridad

Título: Charity Business/El Negocio de la Caridad. Guion y dirección: Sophie Bonnet. Productoras: CAPA y Canal + (Francia) País: Francia. Año: 2013. Duración: 52’

Como podéis deducir por su título, “El Negocio de la Caridad” no es un documental melodramático ni “buenista”, tampoco está realizado por una malvada y cínica insolidaria, sino que es una llamada de atención y una invitación a analizar un fenómeno social y económico que no para de crecer desde hace varias décadas: las organizaciones que se califican a sí mismas de humanitarias, las ONG’s.

El documental “El Negocio de la Caridad”, se centra en lo que su directora y guionista llama “las multinacionales de la caridad”.

En su inicio y sobre imágenes de desastres humanitarios y niños que lloran, Sophie Bonnet nos dice:

“Niños que no son más que piel y huesos. Hambruna. Situaciones de emergencia y trabajadores humanitarios en acción. Compasión. Remordimientos. Argumentos irrefutables para apelar a nuestra generosidad. Y funciona: El dinero fluye. Las organizaciones francesas recaudan casi 3.000 millones de euros al año, el equivalente al volumen de negocio de una empresa como Apple en Francia. La ayuda humanitaria va viento en popa. Desde hace 10 años las cantidades que se recaudan aumentan una media de un 5% al año. Pero ¿qué pasa con ese dinero? ¿se utiliza siempre bien?”

Seguidamente, “El Negocio de la Caridad” pasa a hablarnos de las nuevas empresas que han surgido en el sector de la ayuda humanitaria como las especializadas en el reclutamiento de donantes, agencias de viajes centradas en “turismo humanitario” o constructoras que viven exclusivamente de prestar sus servicios en obras de emergencia.

Sophie Bonnet hace cálculos, nos da cifras, nos muestra (muchas veces mediante cámara oculta) cómo un terremoto o los niños huérfanos de un país tercermundista pueden ser un gran negocio para unos cuantos, muchos, individuos que se frotan las manos cada vez que ocurre un desastre humanitario en alguna parte del planeta. Como cuando, tras el terremoto de Haiti, Kenneth Merten, (embajador de USA en Puerto Príncipe) escribía un mail a su gobierno: “¡Es la fiebre del oro! Llegan empresas para vender sus conceptos, productos y servicios. (…) Todas las empresas compiten entre sí para llamar la atención del presidente haitiano, es una verdadera batalla campal”.

Vale la pena ver “El Negocio de la Caridad” porque es un documental que nos hace pensar y se cuestiona un tema “incuestionable” desde el punto de vista de la corrección política (esa dictadura invisible que nos atenaza). Después, que cada cual saque sus propias conclusiones.