El Melodrama: Entre los sentimientos y el sentimentalismo

Según el Diccionario de la Lengua Española de la R.A.E. melodrama es una “obra teatral, literaria, cinematográfica o radiofónica en la que se acentúan los aspectos patéticos y sentimentales”. También según la R.A.E., patético es aquello “que es capaz de mover y agitar el ánimo infundiéndole afectos vehementes, y con particularidad dolor, tristeza o melancolía”.

Son melodramas la mayoría de las telenovelas, muchas historias de amor, las comedias románticas, y esas películas que podríamos etiquetar como “muy bonitas, muy humanas y con muchos sentimientos”.

La característica básica del melodrama es la utilización de lo sentimental, su exageración y enfatización hasta cruzar la frontera entre los sentimientos auténticos y el sentimentalismo, entre las emociones verdaderas y la simulación de estas.

En este género los personajes no son individuos únicos e irrepetibles (como lo somos los seres humanos) sino estereotipos: La madre coraje, la mujer maltratada, el niño indefenso, el enfermo, el villano brutal, el desvalido, el humillado, etc.

Los personajes del melodrama carecen de la profundidad y elaboración que tendrían en otros géneros porque es necesario que el público se proyecte en ellos, les ponga su propia identidad o la de alguien que conoce. Si los personajes fueran muy elaborados y, por lo tanto, individualizados, el espectador sentiría compasión o simpatía por ellos, sí, pero no viviría la narración como si le estuviese pasando a él y no se conmovería tanto.

También las situaciones que se plantean en el melodrama son genéricas: Conflicto entre clases sociales extremas (muy altas y muy bajas), enfrentamiento entre un personaje muy muy bueno y otro muy muy malvado, cambio brusco de condición social (¿quién no ha soñado alguna vez con que le toque la lotería?), sacrificio extremo de un personaje que renuncia a su bienestar, su felicidad e incluso su vida por amor a su pareja, su hijo, su país o el bien de su comunidad…

¿Por qué es preciso que para que un melodrama cumpla con su objetivo de conmover al espectador, emocionarlo y hacerle soltar alguna lagrimita se utilicen situaciones genéricas y poco desarrolladas? Porque así el público rellenará los huecos de la historia con sus vivencias personales y pondrá sus propios sentimientos en lo que se le está contando.

Lo que conmueve al espectador de un melodrama no es lo que le ocurre a la protagonista de turno sino lo que siente que le pasa, le ha pasado o podría pasarle a él si estuviera en la situación del personaje.

Nota: Esta entrada está dedicada a Eli. Ella me dio hace unos días la idea de impartir un seminario sobre el melodrama y la diferencia entre sentimientos reales y sentimentalismo. ¡Estoy en ello, Eli! Un abrazo.

6 comentarios en “El Melodrama: Entre los sentimientos y el sentimentalismo

  1. Seguro que el seminario va a ser muy interesante. Gran idea la de Eli.
    Da mucho de sí el tema. ¿Qué es estereotipo y qué no?… ¿hasta que punto las pequeñas particularidades de cada uno se tiene que obviar o magnificar para que resulte verosímil? Lo singular como identificación máxima. Lo extraño y ajeno como posible espejo de lo personal, lo íntimo por identificar, por descubrir. Todo ello también actúa en el melodrama. Es muy interesante tu aproximación.

    Un abrazo desde el cine que llevamos dentro.
    Muchas gracias.

    Le gusta a 1 persona

  2. Aquí utilizo el término estereotipo en su significado clásico: idea o imagen aceptada comúnmente por un grupo o sociedad. En cuanto a la segunda pregunta, creo que obviar o magnificar las particularidades de cada uno para que resulte verosímil depende del género que se escoja, del tipo de público al que uno se dirija, etc. Lo que pueda ser efectivo para el melodrama no tiene por qué serlo para la tragedia, la comedia o el terror…

    Gracias, amigos y un abrazo.

    Me gusta

  3. Menuda ilusión me hace tu post, dedicado a mi o a lo que hablamos el otro día. Yo soy de esas que no soporta las comedias románticas, por ser casi siempre más ciencia ficción que otra cosa, pero cuando alguna vez me toca ver una, (el cine como la alimentación, hay que ver de todo) me da mucha rabia que consiga llevarme las lagrimillas a los ojos. Supongo es un juego en el que entras, sabes que van a tirar a la diana de tu corazoncito y tú te dejas, aunque sepas que es patético, utilizando la definición, que te arranque sentimientos algo tan poco verosímil.
    Sin duda aquí tienes a una que se apuntará al seminario!!

    Le gusta a 1 persona

  4. No es un género que me guste, pero sí me resulta muy interesante su análisis. Has expuesto de manera muy clara y concisa el por qué de las situaciones que se plantean, el por qué los personajes de este género son como son y como manejan las emociones del espectador.
    ¡El seminario promete mucho!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s